Que tanto la red de redes como la tendencia del “siempre conectados” cada día que pasa tienen más fuerza está bastante claro, gracias a que, entre otras cosas, constantemente salen nuevos terminales móviles que son un poco superiores a sus antecesores y a que las conexiones móviles mejoran sin parar en precios y velocidades.

Ahora bien, de ahí a decir lo que ha dicho John Herlihy, director europeo de ventas online de Google, en la Digital Landscapes Conference hay un buen trecho:

Dentro de tres años, los equipos de sobremesa serán irrelevantes. En Japón, gran parte del desarrollo e investigación está centrado en los teléfonos inteligentes, no en PCs.

Puestos todos en antecedentes me voy a permitir la osadía de discrepar un poco con un alto ejecutivo de Google como lo es Herlihy. Sí comparto con él que la tendencia en el futuro va a seguir por donde va, la ubicuidad continuará ganando peso entre los ciudadanos de lo que se desprende los dispositivos móviles y la computación en nube también correrán la misma suerte, pero por otro lado dudo muchísimo que en tan solo tres años los equipos de sobremesa se conviertan en un mercado casi marginal.

¿Y de aquí a 10 años? Pues no lo sé, sería demasiado elucubrar. En cualquier caso otra cosa que tengo muy clara es que si los sobremesas terminan perdiendo casi por completo su relevancia en el mercado tecnológico será debido a la aparición de alguna otra tecnología que nos brinde la misma comodidad a la hora de trabajar que un PC (¿un móvil capaz de proyectar una pantalla de 19'' así como un teclado quizás?), y en ningún caso solamente por la ubicuidad de la información y la extensión de Internet.

Termino con una encuesta que el tema se presta a ello y quedan abiertos los comentarios, como siempre, para puntualizar los porqués de lo que vote cada uno:

{democracy:75}