Es hora de irse preparando para el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010. Para comenzar tu arduo entrenamiento necesitas un iPhone, una pequeña y liviana pelota de 2 milímetros, una cancha y la aplicación Football - Real Kick.

Convierte tu teléfono en un verdadero jugador de fútbol para jugar una versión de bolsillo de futbolín y competir con tus amigos. El programa usa el altavoz del iPhone para generar un sonido que crea un flujo de aire o soplido, que moverá la pequeña pelota. Los desarrolladores aseguran una experiencia completa y muy similar a un estadio (real stadium experience with cheering crowds) por sólo US$0.99. Por lo menos hacer el ridículo, todo en nombre del fútbol, es barato.