Si hace poco conocíamos que las ventas del Nexus One no acababan de despegar, o al menos de ser tan altas como esperaban en Google, ahora se les viene otro quebradero de cabeza encima porque la Oficina de Marcas y Patentes de EEUU acaba de rechazar la solicitud para establecer el nombre de Nexus One como marca registrada.

Este tipo de incidentes no es raro que ocurran en un mercado tecnológico tan activo como el americano y donde la mínima empresa que crea un producto se lanza como loca a registrarlo. Ya le pasó también a Apple con su iPhone y ahora es una tal Integra Telecom la que registró en 2005 la marca Nexus y que no ha tardado en ir a las puertas de Google reclamando los correspondientes derechos.

Todavía hay oportunidad para que los de Mountain View recurran y presenten pruebas para revocar la sentencia, pero las cosas no pintan demasiado bien. Este tipo de casos normalmente se saldan con acuerdos extrajudiciales en los que salen ganando sobre todo esas empresas secundarias de las que hablaba y que registraron el nombre en discordia hace varios años vete tú a saber por qué.

En el caso del iPhone, que enfrentó a Apple y a** Cisco**, al final acabó con que cada uno podía seguir usando el nombre, pero en mercados muy distintos y con productos muy diferenciados. A Google probablemente le pase algo parecido, y supongo que también tendrá que pagar una buena cantidad a la citada Integra Telecom. Lo que no suele ser nomal es que cambien el nombre o el Nexus One deje de aparecer como tal, veremos qué acaba pasando.

Foto: Satelec