Aunque estamos en Marzo, las noticias sobre el iPhone 4G empiezan a surgir y a intentar anticipar como será el rumoreado dispositivo, con ese hype tan exclusivo de Cupertino. La última noticia en levantar sospechas ha sido la modificación por parte de O2, la operadora de telefonía móvil (comprada por Telefónica en 2006) que distribuye el iPhone en Reino Unido.

La compañía ha modificado el precio de las video llamadas y las ha puesto al mismo precio que las llamadas de voz, un movimiento realmente sorpendente (y del que, con iPhone o sin iPhone, ya podrían aprender muchas operadoras) ya que pone al mismo nivel una llamada de voz que una llamada de vídeo.

Dejando el tema de si es un anticipo de si el próximo iPhone llevará cámara frontal o no, lo que si me parece relevante es el hecho de equiparar, por primera vez, una videollamada a una llamada convencional. Recuerdo cuando empezó a implantarse la tecnología 3G y las operadoras se lanzaron como locas porque pensaban que aquello iba a ser la nueva panacea tecnológica.

Varios años más tarde con el 3G perfectamente implantado y con muchos teléfonos que aún no siendo smartphones llevan cámara frontal, las videollamadas continuan siendo algo más que minoritario. En mi opinión el problema, más que la adopción de esa tecnología en concreto, es el precio. Ahora, insisto en que con cámara o no en el iPhone, si las operadoras empiezan a igualar los precios puede que este tipo de llamadas empiecen a usarse más.

Foto: Omio