Ya comentamos que a partir de este mes de Marzo ha empezado a implantarse en todos los ordenadores con Windows la Ballot Screen. Surge como medida impuesta por la Unión Europea a Microsoft para evitar el monopolio de Internet Explorer, ya que es este el que la compañía pone preinstalado en todas sus copias de Windows.

El sistema permite, de manera más o menos democrática, elegir entre los principales navegadores (Firefox, Chrome, Safari, Opera y el propio Internet Explorer), que aparecen de manera aleatoria y permiten al usuario elegir qué navegador quiere instalar, o al menos, creo yo, le hace saber que tiene una oferta de navegadores, que hay vida más allá de Internet Explorer, y que el de Microsoft no es el único con el que se puede navegar por internet.

Los efectos de tal medida no se han hecho esperar y Opera ha sido la primera en anunciar (intuyo que detrás de ella irán el resto) que las descargas de su navegador se han triplicado desde que la Ballot Screen empezó a implantarse.

Me alegro porque por fin parece que las fuerzas en la batalla empiezan a igualarse, y lo mejor de todo es que los principales beneficiados vamos a ser los usuarios, ahora que el pastel es más accesible a todas las partes interesadas seguro que las distintas compañías echan el resto para innovar lo máximo posible y captar la mayor cantidad de usuarios.

Foto: Amblique