En su no evil plan de dominación mundial Google hace una nueva jugada maestra y compra un alfil para su tablero de ajedrez.

El futuro de las aplicaciones de productividad está en la nube. Siempre hemos creído que la web es la mejor plataforma para crear y compartir información, y Google Docs ya ha ayudado a millones de personas a ser más productivos.

Google piensa muy bien cada movimiento y el nuevo es comprar DocVerse, una pequeña compañía de ex-empleados de Microsoft que han creado una aplicación (plugin) que permite al Office compartir documentos y acciones en la nube de Internet entre varios usuarios en diferentes localizaciones. Una jugada que no debe tener nada contento a Microsoft.

Creo que la idea es potenciar una forma como las personas, desde el procesador de palabras de toda la vida: Word, puedan experimentar los beneficios de colaborar con otras personas por medio de la Web, sin tener que estar enviando correos electrónicos con los archivos .DOC de anexo. Y al final de cuentas, lograr que la gente se pase a trabajar en Google Docs y olvide Microsoft Office.

Vía: Blog oficial de Google