Para ningún mexicano es un secreto que el estado de la banda de ancha en el país es lamentable. Gerardo Esquivel, economista del Colegio de México, ha publicado un estudio que revela la situación actual de la conectividad de México, en contraste con otros miembros del OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico). El reporte, titulado "Necesidad de despliegue de una nueva banda ancha en México", fue realizado por Rafael del Villar, Eduardo Martínez Chombo, Everado Quezada y Arcelia Rodríguez, miembros de la Comisión Federal de Telecomunicaciones.

Los resultados son alarmantes. En la comparativa con los 30 miembros de la OCDE, México ocupa el último lugar en penetración de banda ancha fija por número de habitantes, y el penúltimo escaño en banda ancha fija por hogar. En servicio móvil, la situación no varía mucho: es el penúltimo en penetración de servicios móviles 3G, y ocupa el lugar 26 en hotspots Wi-Fi.

Sobre la velocidad, México es el peor clasificado en velocidad promedio de recepción y envío de datos (download/upload); y el último tanto en velocidad máxima ofrecida como en velocidad promedio de las ofertas del proveedor principal (Telmex). En precios, México es el país que más caro cobra el servicio de baja velocidad (256 kbps - 2 Mb), y el cuarto más costoso en velocidad media (2.5 - 10 Mb). Peor aún: México ni siquiera ofrece servicios de velocidad superior a los 10 megabytes.

Sólo hace falta sentido común para percatarse que la situación de la banda ancha en México está por los suelos. Sin embargo, las cifras demuestran hasta qué punto llega el rezago de la conectividad, un servicio de alto costo y baja rentabilidad, con poca competencia y casi nulo desarrollo. Para mayor consulta, les dejo algunas de las gráficas de este estudio.