Si eres de las personas que tiene cientos y cientos de amigos en redes sociales, deberías tener cuidado con lo que dices ya que uno de ellos podría ser un agente del FBI. WTF?! Sí, un documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos que obtuvo la gente de Electronic Frontier Foundation revela que agentes se crean perfiles falsos para encontrar criminales en estos sitios.

El PDF, de 33 páginas, comenta que para recolectar información de sospechosos las redes sociales son un muy buen medio y por ese motivo los investigadores pueden utilizarla haciéndose pasar por otras personas. Lo que tratarán de conseguir es con quién se comunica el investigado, con quién mantiene relaciones, dónde se encuentra y probar o refutar coartadas entre otras cosas.

Actualmente trabajan en Facebook, LinkedIn, Twitter y MySpace y tienen información detallada de cómo funcionan estos sitios. Por ejemplo explican que la red social creada por Mark Zuckerberg suele cooperar a la hora de entregar información y que la de microblogging siempre exige una orden judicial para eso.

Es interesante ver cómo las instituciones se dan cuenta que hoy absolutamente todos están conectados a internet y que la cantidad de información que maneja es grandísima pero ¿Hasta qué punto está bien que se hagan pasar por otras personas para sacarle información a alguien? Particularmente no me gustaría para nada que alguien que se hace pasar por otra persona me investigue porque piensan que hice algo ilegal.