El pasado viernes, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, realizaba unas polémicas declaraciones en las que contaba cómo tenía una cuenta con un perfil falso en tuenti mediante el que monitorizaba la actividad de sus hijos en dicha red social,
cómo limitaba el acceso a muchas páginas e incluso establecía cuentas de correo comunes para poder tener bajo control todo tipo de actividad, por personal que fuese, que sus hijos mantenían en Internet.

Al poco, la noticia corrió cómo la pólvora por diversos blogs, incluso llegó a la portada de menéame y se debatió largo y tendido sobre el tema. El caso es que en uno de los comentarios de Blogoff, uno de los primeros blogs en hacerse eco del asunto, el propio Canalda dejaba una breve declaración aclarando y matizando mucha de la información vertida por la prensa y bajo la que la noticia, resulta, al menos con su versión, sustancialmente distinta.

Estoy dejando de lado totalmente si este señor lleva o no razón, o incluso la veracidad del comentario, que podría deberse a que ahora se ve acorralado por la opinión pública. Lo que sí me llamó la atención cuando lo leí fue la frase con la que empezaba:

Simplemente me gustaría matizar una cuestión que no ha aparecido en los medios y que sacada fuera de contexto desvirtúa completamente el sentido de mis palabras.

Que los medios manipulan sin pudor alguno la información y los diversos matices que puede tener una noticia para darle un sentido completamente distinto al original hace tiempo que dejó de ser un secreto para nadie. Y si la noticia tiene cierta carga político-ideológica, como es el caso (el Defensor del Menor depende de la Comunidad de Madrid) todavía más.

Me parece que es aquí donde entran en escena los blogs, que precisamente con un sistema de comentarios universalmente accesible, están permitiendo, creo que por primera vez en la historia de la comunicación, al acusado defenderse y al lector conocer las múltiples caras de una misma moneda. La opinión ya no llega únicamente por parte del autor, ni siquiera la totalidad de la información, en ocasiones puede llegar a haber más contenido y más datos en los comentarios que en el propio cuerpo del post. Los blogs le dan el poder al usuario de elegir, aportar y debatir sobre el contenido que se le está ofreciendo.

Creo que los modelos tradicionales siempre se han movido en una única dirección, y en el transcurso de esa dirección han imprimido una serie de connotaciones políticas para actuar, en el fondo, como grupos de presión y de influencia. La verdadera magia de internet sin embargo, está en la multidireccionalidad, en la comunicación y en el valor de la opinión, y a más opiniones, más valor.

Sirva de ejemplo de cómo muchas veces una misma noticia puede ser por un lado totalmente degradada y tergiversada por quien se encarga de transimitirla y por otro puede ser también matizada e interpretada de diferentes maneras. Es más sano, en definitiva, respetar y evaluar una opinión aunque no se comparta, que criticarla y destruirla simplemente porque no coincida con la nuestra.

Foto: PSDGraphics