Anders Norman es un hombre de Suecia que tuvo la mala suerte de ver su casa en llamas. Lamentablemente todo lo que tenía en su interior quedó inservible...menos su iMac.

Sí, aunque el muchacho explica que todo lo que había en su interior se quemó y quedó completamente inservible, su iMac, aunque quedó algo derretida por las llamas y manchada por el humo y las cenizas, sigue funcionando.

Después de conectar el cable quemado y limpiar el polvo de la pantalla presioné el derretido botón de encendido. ¡Imaginen mi sorpresa cuando el sonido del inicio salió de los altavoces! La máquina se prendió y hasta conectó a la red inalámbrica

Además comenta que el mouse también anda perfectamente, que abrió el Firefox y que leyó sobre el incendio en el periódico local.

Después no vengan a preguntar por qué los productos de Apple cuestan más. Aquí tienen el motivo: ¡Son a prueba de incendios!

Vía: AppleWeblog