En varias ocasiones plantee por aquí la siguiente cuestión ¿se terminarán comiendo los smartphones a los dispositivos GPS? Pues desde hace tiempo soy de los que piensa que sí y ahora la tónica se está empezando a confirmar, por ejemplo los de TomTom acaban de soltar cuentas de resultados para el 2009 y el golpetazo que se han pegado respecto al 2008 ha sido importante.

Hasta el 2008 todo le iba estupendamente bien al TomTom pero este 2009, en el que ha habido mucho movimiento en el campo de aplicaciones GPS para smartphones, las cosas cambiaron de forma sustancial y su recaudación ha caído un quince por cierto y los beneficios netos un treinta y cuatro por ciento.

Era de esperar, cada vez hay más smartphones repartidos por el mundo y muchos de ellos ya vienen con alguna aplicación GPS o si no la tienen de primeras se puede descargar. A esto tenemos que sumarle el importantísimo factor de que las mayoría de las aplicaciones GPS para smartphones proporcionan los mapas de forma gratuita o a lo sumo nos tenemos que conectar a Internet para descargarlos pero gracias a las tarifas planas de datos para móviles eso no supone un gran gasto.

La cuestión ahora está en si TomTom y resto de actores del sector pueden hacer algo para frenar estas caídas y competir con los smartphones. Personalmente lo dudo bastante, principalmente por el tema de precios. Siguiendo con el caso de TomTom es imposible que este le haga frente a los smartphones y a las aplicaciones GPS para los mismos con su aplicación de mapas que cuesta entre 70 y 100 euros. Veremos como juegan sus cartas las empresas de dispositivos GPS pero como digo el panorama no pinta bien para ellos.

Vía: Gizmóvil