Parece que el fin del control remoto se aproxima. Intel y Softkinetic-Optrima trabajan conjuntamente en una tecnología de reconocimiento gestual para el televisor, de modo que el espectador pueda ejecutar ciertos comandos sólo con mover las manos. El aparato permitiría que los televidentes navegaran en los menús, cambiaran de canal o regularan el volumen al mover sus brazos en patrones predeterminados.

Mientras que para los usuarios representa un grado extra de comodidad, los publicistas ven en esta tecnología un área de oportunidad para la obtención de datos sobre la audiencia. Información valiosa para anunciantes y televisoras -como el número exacto de personas viendo un programa o el momento en que un televidente abandona el cuarto- estarían al alcance de las compañía.

Como siempre, se ha desatado la discusión sobre la privacidad. Para Michel Tombroff, director de la empresa desarrolladora, la interacción mediante control remoto "es una decisión que quieres tomar al presionar el botón; aquí es diferente, porque frente al televisor estás pasivo, y deberías poder decidir cuanto otra entidad te esté viendo o no". Para no entrar en conflicto, la posición ideal de las compañías es un "no lo permitiremos... al menos, no por el momento".

Otra de las posibilidades es enriquecer la interactividad de la televisión. Tombroff ejemplique que, al permitir la TV el reconocimiento de movimiento, una persona podría unirse a un programa de aerobics de forma activa, de una forma parecida al Wii Fit. El desarrollo de esta tecnología no se limita sólo al televisor. Softkinetic-Optrima ya trabaja con un casino para desarrollar tragamonedas que se puedan operar con gestos, amén de las posibles aplicaciones médicas y (¡por supuesto!) militares.