Luna Lumiere

Viajar a la Luna no es una prioridad para Estados Unidos. O por lo menos, no lo será durante la gestión de Barack Obama. El presidente de EE.UU. ha decidido cancelar el programa Constelación, una iniciativa instaurada por el anterior presidente George W. Bush para reimpulsar las travesías lunares. La inversión para la exploración espacial resulta muy costosa, así que Obama ha decidido anular los viajes hacia el satélite de nuestro planeta.

Pero Obama toma un camino aún más arriesgado. Ha decidido dejar en manos de la iniciativa privada las inversiones para desarrollar vehículos espaciales, cohetes, y otros medios de transporte siderales. Obama heredó el plan Constelación de Bush como una piedra en el zapato: demasiado costoso, poco rentable, y retrasado en tiempos. Así que Estados Unidos ha decidido delegar la responsabilidad a las empresas, para permitir que la NASA se concentre en otros proyectos abandonados, como el desarrollo de robots para exploración espacial, o las observaciones espaciales de la superficie terrestre.

Esta decisión no ha sido fácil. Cancelar el proyecto lunar implica tirar a la basura cerca de 9 mil millones de dólares ya invertidos. Además, la propuesta debe librar el escollo del Congreso, donde los legisladores pelearán por mantener vivo el programa Constelación. Por ejemplo, para Texas y Florida, renunciar a los viajes a la Luna implica un recorte laboral significativo de miles de empleos. Richard Shelby, congresista por Alabama -lugar donde se encuentra el Centro de Vuelo Espacial Marshall-, considera que ceder el plan espacial a la iniciativa privada es un error, ya que los particulares no serían capaces de ofrecer los estándares de seguridad de la NASA.

Obama sabe que no es época de vacas gordas, y decide sacrificar la conquista del espacio (eso sí, resta ver si el Congreso lo permite). Amén de los empresarios, también China, Rusia y la Unión Europea alzan la mano. Así, cada vez se antoja más lejano el regreso del hombre a la Luna (aunque hay un muy buen motivo para seguir invirtiendo). Si el programa Constelación apuntaba hacia el 2020, ¿ahora qué fecha tentativa tendremos?