Los estudios cinematográficos están peleando contra la "piratería" ya hace mucho tiempo sin demasiado éxito y más allá de que la culpen por sus grandísimas pérdidas, la realidad es que los ingresos están siendo los más altos de los últimos tiempos. Eso sí, hay otros negocios relacionados al cine, como el del alquiler de películas, que sí están siendo golpeados fuertemente. Pero esto no es culpa de la "piratería" sino de la avaricia de los estudios.

Hace un tiempo la Warner Bros. anunció que sus DVDs no estarían disponibles para rentarlos hasta después de un mes que salieran a la venta. Esto supuestamente lo que haría era aumentar las ganancias de la compañía. Pero lo único que hizo fue reducir los ingresos de empresas de alquiler y aumentar la descarga de estos films a través de la red.

Los estudios no confían en las nuevas tecnologías y eso está completamente claro y si bien en oportunidades vemos que quieren acercarse, cuando adelantan un paso retroceden dos (o más), están ignorando todas las señales que el mercado y la gente les está dando. Piensan que son completamente superpoderosos y que su época de grandeza no se terminará nunca. Eso, al menos las personas que nos manejamos en internet, sabemos que no es así y que si la cosa sigue como hasta ahora los únicos que perderán serán ellos.

Paul Uniacke, la cabeza de Video Ezy y Blockbuster, comentó que es la avaricia de los estudios lo que está matando el negocio de las rentas de videos porque, por ejemplo, les quieren cobrar una increíbles sumas de dinero para poder realizar streamings de sus producciones.

Los estudios cinematográficos son todavía tan arrogantes como lo eran los magnates de la música hasta que las descargas digitales y la piratería los destruyó. Lo único que protege a los estudios de la proliferación de la descarga ilegal es el tamaño de los archivos.

La gente de YouTube hizo un experimento -muy chico, eso sí- que funcionó realmente bien. Solamente lo hicieron con unas pocas películas y en sólo 10 días recaudaron más de 10 mil dólares. No es una fortuna, pero considerando que tenían un catálogo muy reducido y que solamente funcionó en Estados Unidos, la realidad es que tiene un horizonte que promete.

Lo que falta es innovación desde la industria cinematográfica y soltar un poco las riendas. Estamos en un período de transición en el que todos debemos adaptarnos y, sobre todo, ellos si quieren sobrevivir. La "piratería" no dejará de existir hagan lo que hagan. Absolutamente siempre se encuentra una forma de evadir las protecciones y trabas que ellos ponen y si no evolucionan simplemente van a terminar peor.

Foto: RocketRaccoon