El día 12 de enero Haití veía como el infortunio les golpeaba ferozmente en forma de terremoto de gran magnitud lo que se tradujo en unas 300.000 personas muertas, 600.000 desplazados y entre 20 y 25 millones de metros cúbicos de escombros.

Una desgracia de proporciones épicas que los países llamados desarrollados ya están comenzando a olvidar como era de esperar ya que es lo que sucede siempre. Y para frenar ese olvido, o al menos retrasarlo en lo posible, traigo este vídeo autoría de Khalid Mohtaseb realizado con una Canon 5D Mark II en el que se muestra de forma magistral la tristeza y devastación haitina junto con grandes dosis de melancolía y, paradójicamente, también de belleza, que seguramente removerá corazones y conciencias a partes iguales.