El mercado de los antivirus está estancado hace un buen tiempo y con estancado no quiero decir que el negocio esté mal, sino que simplemente lo que hacen las compañías es sacar actualizaciones cada algunos días que renuevan la base de datos agregando las protecciones para las últimas amenazas.

Pero Kaspersky fue un paso más allá y si bien la realidad es que los virus informáticos si se siguen algunos pasos muy básicos no son una amenaza, es interesante la innovación.

Ahora la empresa patentó un sistema para un antivirus que cuidaría de tu sistema a través de hardware propio que servirá básicamente para combatir efectivamente a los rootkits (que se trata de un sistema que se esconde y permite el acceso remoto para extraer información sensible).

Lo interesante es que manejará un dispositivo de la compañía que estará instalado tanto dentro del CPU como del HDD y a través del cual se bloqueará la escritura de datos si se detecta un problema.

Además vendrá con memoria y procesador incorporado. ¿Qué significa esto? Que no se meterá con los recursos de hardware de tu ordenador (lo cual es genial porque sabemos que muchos antivirus aniquilan nuestros recursos).

El dicho ya lo dice y "Hecha la ley, hecha la trampa". No queda duda que con el tiempo se va a encontrar una forma de sobrepasar este sistema que, al parecer, será bastante seguro.