La red está sirviendo a día de hoy para muchas cosas y entre ellas encontramos que en varias ocasiones ha sido el medio utilizado por muchos para protestar en países donde las libertades fundamentales están arrestadas por orden del déspota que toque. Uno de los casos más sonados de este tipo fue el ocurrido no hace mucho en Irán, país en el que miles de personas organizaron protestas y denunciaron abusos en las pasadas elecciones usando Facebook, Twitter y otras herramientas de la red.

Pues bien, ahora el régimen iraní está empezando a cargar contra la libertad de la red de redes, lo que ya habían anunciado en otras ocasiones que harían con la diferencia de que esta vez están cumpliendo. El primer elegido a vetar por el Gobierno de Irán no ha sido otro que Gmail, el popular servicio de email propiedad de Google.

Según declaraciones de la propia gente de Google los usuarios de Gmail en Irán les han comentado que están teniendo problemas para acceder al servicio. Además el Wall Street Journal asegura que las autoridades iraníes habrían anunciado durante el día de ayer una “suspensión total” del acceso a Gmail, lo que parece ser ya está ocurriendo según indican las investigaciones de Google quienes detectaron una fuerte caída en su tráfico de correo electrónico en el país.

¿Y qué dicen Irán? Pues según también el Wall Street Jorunal las autoridades han anunciado la creación de un servicio propio de email y tanto esto último como el vetar Gmail, es para fomentar la industria tecnológica nacional, lo que no se creen ni ellos ya que casualmente las medidas coinciden justo con las celebraciones del 31 aniversario de la revolución iraní y la convocatoria de protestas contra el régimen del país por la oposición.

Para terminar me quedo con una frase de P.J. Crowley, vocero del Departamento de Estado de EE.UU, que dijo en relación a este caso:

Los muros virtuales no serán más útiles en el siglo XXI que las murallas físicas en el sigo XX