Siempre he creído que no hay mejor acicate para cualquier industria que una buena dosis de competencia. Y el iPhone vino a traer en aquel Enero de 2007, después de años de rumores, una revolución en el mercado de la telefonía móvil, una revolución más que necesaria. Como un profesor exigente, Apple ha ido enseñando con mano dura a sus competidores directos cómo deben hacerse las cosas, si no todas, porque también ha cometido sus errores, al menos buena parte de ellas.

Y durante este tiempo el teléfono ideado en Cupertino ha traído consigo una lista de innovaciones que hasta hace nada nos parecían prácticamente impensables: la App Store, la popularización y el buen rendimiento de las pantallas táctiles o los sensores de movimiento son sólo algunos ejemplos. La pregunta es ¿cuánto más durará este reinado?

Yo creo que poco. Casi todos los 'puristas' de los teléfonos móviles que conozco desprecian el iPhone, lo ven débil, lo ven capado, con prestaciones escasas y lamentable en algunos aspectos. Probablemente lleven razón, pero es que el fuerte de Apple siempre han sido las buenas ideas, las buenas y las revolucionarias. Normalemente (¡no siempre!) estas ideas son copiadas o imitadas por el resto de la industria hasta que Steve Jobs se sube a un escenario y vuelta a empezar.

Mi duda es, como decía, si esto está por acabarse. Amenazas como Android, más concretamente con el Nexus One, empiezan a perfilarse como una seria competencia, el Mobile World Congress de este año acaba de empezar pero ya hemos podido ver la presentación de un sistema operativo para móviles basado en Linux y la Windows Phone 7, o Bada, el sistema operativo abierto de Samsung, que van a por todas y con todas para intentar morderle la mayor cantidad de mercado a la manzana mordida, valga la redundancia.

Lo que ha acabado de reavivar mis sospechas ha sido la unión de 24 compañías del mercado de las teleoperadoras para ofrecer un sistema de compra de aplicaciones universal independientemente del dispositivo que utilicen que os comentaba mi compañero Elías Notario esta mañana. Ha sido definida como un ecosistema en el que la mediación entre usario y desarrollador sea la mínima y de la que se beneficien todos los que ya son clientes con todas estas compañías, con lo cual mucho terreno lo tienen ya avanzado.

Entre otras, en esas 24 aparece Samsung, Vodafone, Telefónica, Verizon, AT&T, Sprint, LG Mobile, Deuchte Telecom, Docomo u Orange. Pocos terrenos quedan ya en los que el iPhone presente una clara y evidente ventaja, salvo, quizás, en el de la experiencia de usuario. ¿Qué pensáis? ¿Fin del imperio iPhone o época intermedia hasta que en Junio salga Jobs con el iPhone 4G, nos quedemos todos con la boca abierta y sea más de lo mismo?

Foto: Apple