El crecimiento exponencial de Facebook ha orillado a la empresa de Mark Zuckerberg a construir su propio centro de datos, con sede en la ciudad en Prineville, Oregon. En un comunicado en el blog de la empresa, Jonathan Heiliger afirma que el edificio será "altamente eficiente y rentable para nuestras operaciones hoy y en el futuro".

Así, Facebook tendrá como vecinos a Google y Amazon, sitios que también han establecido sus centros de datos en Oregon. ¿Por qué ahí? El estado les ofrece energía barata, un buen clima e incentivos fiscales. Para Facebook, la construcción del centro era un paso indispensable, pues conforme los usuarios aumenta de forma considerable, también los ceros en las facturas.

Sin embargo, la nota la han dado los ecologistas. Pese a que la red social ennumera sus esfuerzos para minimizar el impacto ambiental de su funcionamiento (como el enfriamiento natural o la reutilización del calor de los servidores como calefacción de oficina en los meses fríos), ya existe una protesta por la fuente de energía del centro de datos. Mientras que Google o Microsoft utilizan electricidad de una planta hidroeléctrica, el edificio de Facebook usará energía proviniente de una planta térmica de carbón en Idaho.

Los ecologistas ya se han movido para enviar una petición a Zuckerberg y Heiliger para que reconsideren la fuente de energía de su centro de datos. La solicitud sugiere a Facebook que no utilice carbón -la forma más contaminante de generar electricidad- y que se decante por energías renovables, o por lo menos, por formas menos destructivas para saciar sus necesidades energéticas.