closed

Engadget, uno de los blogs con más proyección a nivel mundial sobre tecnología, ha decidido cerrar temporalmente sus comentarios. La razón es que la discusión ha subido de tono y eso no ha agradado a los editores:

Hey chicos, sabemos que les gusta divertirse, externar sus opiniones, y argumentar sobre su herramienta favorita, pero en los últimos días el tono de los comentarios se ha salido de las manos. Lo que es normalmente un ambiente cargado - pero divertido - para nuestros usuarios, se ha convertido en malicioso, feo, sin sentido, y francamente amenazante en algunas situaciones... y eso no es aceptable.

Justo ayer discutíamos sobre el papel de los comentarios en los blogs (profético, ¿no?). La moderación de las discusiones es uno de los temas más sensibles para tratar con el lector. ¿Qué pasa y qué no? ¿En qué momento el ambiente se convierte en un flameo constante? Y más importante aún, ¿se debe llegar a una solución tan drástica como el cierre de comentarios?

Al parece, en Engadget la bomba ha explotado a causa del iPad. La discusión llegó a un grado insospechado de hostilidad, por lo que los editores han decidido cortar por lo sano, deshabilitar los comentarios y esperar a que las cosas se enfríen. Ellos saben que han pagado justos por pecadores:

Afortunadamente, nuestra comunidad de comentarista sólo significa un pequeño porcentaje de nuestros lectores (y los huevos podridos una parte aún menor de ese número), así que pese a que sean ruidosos, no hablan por la mayoría de quieres vienen a Engadget buscando noticias de tecnología. A pesar de eso, vamos a cerrar por un rato para permitir que todos se relajen, y regresaremos [los comentarios] cuando seintamos que hemos sacudido algunos trolls y spammers de las ramas.

Me parece desatinado minimizar a su audiencia activa -los comentaristas- como un pequeño porcentaje de sus lectores. Es entendible que hablen de cifras para justificar su cierre, pero es un error asumir que un lector participante tiene el mismo peso que uno pasivo. ¡Para nada! Comentar es un acto de fidelidad. Proactivos o trolls, las personas que externan sus opiniones (y pasiones) en un blog lo hacen por el ambiente construido, porque la dinámica social en torno a lo que dicen les permite construir una cierta jerarquía, un estatus como lectores. En Engadget han decidido tomar esta medida radical como una purga. Se irán muchos indeseables, no lo dudo, ¿pero a qué costo? ¿Vale el sacrificio del diálogo?

Por otra parte, para el blog es necesario hallar un balance, de modo que predomine la discusión constructiva y no se convierta en un nido de trolls. Cualquier con un blog personal sabe lo díficil que es moderar una discusión. Pero, ¿por qué intervenir? ¿Por qué el autor no puede sólo dejar que sus lectores se maten en los comentarios? ¿No sería lo deseable dejar que las cosas tomen su curso, aún si sólo se valen de insultos y palabrotas? No. La moderación es un mecanismo de defensa del lector. Si un lector llega a los comentarios, y lo único que encuentra son comentaristas trogloditas, verá que es causa perdida exponer sus ideas ahí. Defender el diálogo a veces implica depurarlo.

Entonces, ¿qué resulta mejor? Sin duda, en términos de practicidad para el autor, cerrar los comentarios es lo más sencillo. Sin embargo, implica un retroceso hacia la unidireccionalidad de la información, y entonces, ¿para qué el 2.0? La apertura es el camino complicado, pero implica el envolvimiento con la audiencia, el fomento del intercambio de opiniones, ideas y sensaciones. Pero eso sí, habrá que cuidarse de las alimañas de la red, tener ojo avisor a quienes agreden por gusto. Líbrense todas las batallas necesarias con tal de mantener la conversación abierta.