Algunos dicen que el iPhone (o el iPod touch) son, más que nada, máquinas para videojuegos. Entonces probablemente sea buena idea disfrazar el iPhone de un GameBoy de primera generación.