La Estación Espacial Internacional es uno de los proyectos espaciales más ambiciosos que el hombre ha llevado a cabo, su construcción empezó en 1998 y tiene un costo estimado por la ESA de 100 mil millones de euros durante los 30 años que probablemente esté en operaciones. Algunos consideran que es el objeto más caro jamás construído.

Pero fue hasta hace menos de un mes que la Estación Espacial Internacional tuvo acceso a internet. ¿Por qué? si nos olvidamos de los costos, es técnicamente complicado lograr conexiones decentes para un objeto que está a 460 kilómetros de altura y se mueve a unos 27.700 kilómetros por hora. También está el factor seguridad: no está en los intereses de la NASA o del gobierno estadounidense que de alguna forma se intercepten comunicaciones hechas por los astronautas en el espacio o se implante virus en los ordenadores que tienen en la estación.

Entonces, ¿cómo lo lograron? la solución es bastante curiosa. Primero el tema seguridad: la conexión a los sitios no es directa, es por medio de una sesión remota para controlar el escritorio de un ordenador que está en la Tierra, usando software tipo VNC. De esta forma cualquier ataque, virus, spyware o malware afecta al equipo en tierra y no a los portátiles en la estación espacial internacional.

Para lograr una conexión de datos estable se usan satélites bajo la banda Ku (Kurz-unten band) los cuales se encargan de la retransmisión de información desde la estación en el espacio hasta la base de operaciones en la Tierra. De hecho es la misma tecnología usada por los proveedores de acceso a internet satelital. Dentro de la estación hay routers Wi-Fi (marca Netgear, para los curiosos) que fueron instalado en 2008 y se usaban ya para email interno y videoconferencias entre la Tierra y el espacio.

¿Qué fue lo primero que el astronauta Jeffrey Williams con la conexión a internet? enviarle flores a su esposa. Después de eso los astronautas asumieron su geekez y se pusieron a twittear sin parar. Gracias a esa conexión es que hoy podemos disfrutar de las fotos que Souichi Noguchi está publicando en TwitPic desde el espacio.