Brasil-bandera

Un año más ha tenido lugar en Sao Paulo una nueva edición del “sarao geek” Campur Party Brasil donde miles de jóvenes y no tanto se han dado cita en un inmenso recinto junto con sus ordenadores para compartir, jugar y asistir a las charlas de ponentes de nivel. No solamente eso, también ha sido el escenario elegido por Dilma Rouseff, la sucesora de Lula, para hablar sobre la estrategia que Brasil va a tomar respecto al tema de los derechos de autor la cual difiere completamente con lo que se está haciendo en la gran mayoría de países.

Según contó Rouseff ellos se niegan a criminalizar al internauta, cerrar páginas web o convertirse en los voceros de las entidades de gestión de derechos de autor, se quieren apartar pues de la línea marcada en esta materia por otros países como Estados Unidos, España, Francia o Reino Unido. En contraposición presentarán ante el parlamento brasileño una nueva ley para regular los derechos de autor que entre otras cosas contemplará los siguiente puntos:

  • Liberación del material descatalogado para uso público
  • Compensar a los artistas con un canon a las telecos
  • Internet como derecho básico
  • Considerar la copia privada como un derecho básico

La idea de Brasil es conseguir con la medida varias cosas, dejar claro a nivel internacional que van a innovar en materia de legislación de derechos de autor, atraer empresas tecnológicas extranjeras y revitalizar la industria cultural nacional que no pasa por sus mejores momentos.

Aunque aún falta por ver lo que hará exactamente Brasil de primeras el asunto tiene buena pinta, en principio estamos ante el único país del mundo que va a aprobar una ley diametralmente opuesta a todas las que se han ido implantando en resto de países del mundo para regular los derechos de autor. Un movimiento importante por varias razones pero principalmente dos: por un lado es la primeva vez que, en teoría, veremos algo diferente a lo de siempre y por el otro y como consecuencia de lo anterior se comprobará si legislar de esta forma es más eficaz para ciudadanos e industria que hacerlo como estamos viendo en resto de naciones.

Pero bueno, esto acaba de empezar así que todavía no podemos tirar las campanas al vuelo, no sabemos ni siquiera exactamente cual será el contenido de la norma. En cualquier caso, habrá que estar atentos a Brasil.

Vía: RTVE