Venga un poco de humor involuntario para terminar la semana. En Concurring Opinions destacan un párrafo muy interesante del contrato de Términos y Condiciones de iTunes:

<

blockquote>"Usted no puede usar o de otra forma exportar o re-exportar la aplicación licenciada [iTunes] salvo como fue autorizada por la ley de Estados Unidos o la jurisdicción en la cual la aplicación licenciada fue obtenida. [...] Usted también está de acuerdo que no usará estos productos para cualquier propósito prohibido por la ley de los Estados Unidos, incluyendo, sin limitación, el desarrollo, diseño, manufactura o producción de misiles o armas nucleares, químicas o biológicas."

Esta cláusula no sólo prohibe a los terroristas utilizar iTunes para la construcción de armas de destrucción masiva (?), sino también les prohibe descargar e instalar la aplicación. ¿Paranoia? ¡No, qué va! Por supuesto, en los comentarios de la entrada original han dado una interesante teoría de que la licencia aplica para el software de encriptado que pueda producir Apple. De cualquier forma, es curioso ver hasta qué punto del absurdo llegan algunas regulación y las letras pequeñas de los contratos.

Aún así, Steve Jobs cumple sus deberes antiterroristas como buen estadounidense. Pobres de Al-Qaeda que no podrán escuchar su música.

Participa en la conversación

15 Comentarios

Deja tu comentario

  1. Y si no se puede usar para terrorismo y armas de destrucción masiva ¿entonces por qué están ahí los discos de Celine Dion? ¿Eh? ¿Por qué?

  2. Pues los primeros afectados por esta ley deberían ser los mismos gringos que son uno de los mayores productores y poseedores de misiles y armas nucleares…

    1. Que tiene que ver? Dice que no se puede utilizar para DESAROLLO, DISEÑO, MANUFACTURA o PRODUCCIÓN, no dice nada sobre poseer misiles

  3. No creo que sea paranoia por parte de Apple, pero no niego que sea absurdo. La excesiva regulación es similar a las excesivas precauciones e instrucciones de diversos productos, lo que se busca evitar son las demandas y líos legales por no haber previsto y reducido las posibilidades de que algo no salga bien. La critica debería ir contra la gente que ha propiciado este tipo de cosas y los tribunales que las admiten.