La red de redes está a día de hoy presente en cada vez más sitios, pero le faltaba un lugar por conquistar y ese no era otro que el espacio, lo que la gente de la agencia espacial estadounidense [ha resuelto recientemente](http://www.nasa.gov/home/hqnews/2010/jan/HQ_M10-011_Hawaii221169.html).

Concretamente el lugar elegido ha sido la Estación Internacional Espacial, donde hasta ahora los astronautas no podían usar Internet. Esto acaba de cambiar gracias a una actualización de *software* que **permite a los astronautas navegar por la web desde sus propios portátiles**, aunque solamente se pueden conectar cuando la ISS envía datos a alta velocidad hasta la Tierra y “*los astronautas están sujetos a las mismas directrices de uso que cualquier otro empleado del gobierno en la Tierra*” (es decir, que nada de porno, p2p y cosas por el estilo).

Básicamente lo que hacen los astronautas para poder navegar en tiempo real por la red es conectarse a una computadora en la tierra con acceso a Internet, vamos, lo que conocemos como conectarse a un escritorio remoto solo que en este caso uno de los equipos está en el espacio a unos 360 kilómetros de altitud. El primero en usar el nuevo sistema fue el ingeniero **T.J. Creamer** quien mandó [un mensaje a su cuenta de Twitter](http://twitter.com/Astro_TJ/status/8062317551), o el primer *tweet* enviado directamente y en tiempo real desde el espacio sin intervención de terceros.

Dejando de lado lo curioso detrás de esta medida, que los astronautas puedan conectarse de forma privada y en tiempo real a Internet, hay razones serias. Al poder navegar por la red y disfrutar sus servicios como por ejemplo las redes sociales los astronautas **mejorarán su calidad de vida en la ISS**, no hay que olvidar que la ISS no es precisamente un hotel de cinco estrellas y algunos astronautas se pasan muchos meses en ella parcialmente aislados.

Y poco más que añadir, bienvenido sea el espacio y sus habitantes a la red de redes, es un placer.