¿Se puede frenar un coche mediante un impulso electromagnético? Pues, aunque seguramente a muchos les sonará que no, que esas cosas solamente pasan en las películas de ciencia ficción, efectivamente se puede y no solo eso sino que desde hace tiempo se viene trabajando en diferentes artilugios que lo permiten.

Una de las empresas que está enfrascada en esto de construir dispositivos de impulsos electromagnéticos es Eureka Aerospace, quienes ya en el 2001 presentaron un cañón capaz de anular los sistemas electrónicos de los coches modernos mediante impulsos electromagnéticos y frenarlos, aunque este primer prototipo dejaba bastante que desear, siendo el principal inconveniente su exceso de peso. Pero ahora los de la compañía han comentado que tienen casi lista una segunda versión mejorada de su cañón electromagnético.

El nuevo cañón pesa 25 kilos, bastante menos que el anterior (pero sigue utilizando una antena de 1,2 metros) y según el CEO de Eureka es capaz a desactivar los chips de un coche moderno a una distancia de 200 metros. Probablemente pronto lo podremos ver en acción ya que el CEO ha dicho también que se hará una demostración del mismo para la Marina estadounidense el próximo mes.

Aunque de primeras suena muy bien habrá que ver que tal funciona realmente, en varias ocasiones se nos ha presentado artilugios basados en impulsos electromagnéticos bastante decepcionantes. Por otro lado queda pendiente el tema de la seguridad, imaginar lo que alguien con malas ideas podría hacer con el cañón de Eureka o algún sistema similar en una ciudad como por ejemplo Japón donde los chips de última generación están por todas partes.