Y si bien Alan Ellis, el que fue creador de OiNK, probablemente haya festejado como se debe la semana pasada cuando fue declarado inocente en el juicio donde lo acusaban de haber cometido fraude contra la industria discográfica ahora debe haberse tirado a la cama a llorar nuevamente porque cuando un problema pasó, otro nuevo aparece.

En una conferencia de prensa para lanzar el Digital Music Report anual el vocero de IFPI, John Kennedy, reveló que el veredicto que dio el jurado no fue el fin y explicó que "buscarán otros caminos" para castigar a Ellis y ahora están considerando seriamente en llevarlo a la corte civil.

El diablo vocero explicó que el deber de IFPI es retribuirle el dinero que los usuarios de OiNK donaron al servicio a los artistas y por si no alcanzaba también criticó a la ley de Reino Unido e insistió en que Ellis cometió fraude.

Parece que, lamentablemente, esto no es más que una obsesión y lo único que quieren es seguir complicándole la vida a Ellis, incluso después que la justicia lo declaró inocente.