Journalist

Como parte de un experimento, cinco periodistas franceses se encerrarán sin acceso al mundo exterior, salvo lo que lean en Twitter y Facebook. Los periodistas se aislarán en una casa rural en Périgord (Francia), sin otra fuente de información del exterior: ni televisión, ni radio, ni prensa. Su único contacto con el acontecer diario será a través de las redes sociales.

A puerta cerrada en la Red es un experimento que busca analizar si las redes sociales reflejan de manera acertada lo que sucede en el mundo real, a través de la comparación con lo que aparece en los medios convencionales. Los participantes contarán con acceso limitado a Internet. Es decir, podrán consultar los enlaces a otras fuentes que aparezcan en Facebook o Twitter, pero no podrán ir más allá, ni revisar las versiones en línea de los diarios consultados.

Me parece una idea curiosa, aunque no hay que perder de vista la carga subjetiva en la información que se publica en ambas plataformas. Mientras que los medios convencionales funcionan mediante una agenda preestablecida de intereses económicos, sociales y políticos; la información que aparece en Twitter o Facebook es seleccionada bajo otros criterios, y replicada de acuerdo con su popularidad.

Será interesante discutir, terminado el experimento, la discrepancia que existirá entre la realidad mediática convencional, y la de las redes sociales - una especie de People's Choice. Creo que, al final, no se hallarán grandes diferencias entre lo que se dice (después de todo, la mayoría de enlaces compartidos vienen de versiones digitales de diarios preestablecidos), sino en qué información resulta más relevante para el cibernauta. ¿Qué opinan de esta iniciativa?