Ric Turner, un ex empleado de Disney especialista en efectos especiales transformó con 21.268 luces y LEDs el frente de su casa, convirtiéndolo en un monitor gigante para Guitar Hero. Una mezcla de ingeniería, Navidad, videojuegos y Rock. El resultado es simplemente alucinante, como se puede apreciar en el video. La casa completa termina convertida en un espectáculo interactivo de música y luces que destila espíritu navideño.

La canción que escuchan es “Cliffs of Dover” de Eric Johnson.

Vía: Make