LED-Revolving-Superstar-2

La gente de Siemens, en colaboración con el artista multimedia Michael Pendry, ha creado en la ciudad de Munich la mayor estrella giratoria de navidad del mundo, un símbolo/obra de arte con el que se quiere destacar la importancia de usar energías renovables y respetuosas con el medio ambiente.

Tras varios planteamientos iniciales finalmente se decidió que el mejor sitio para crear esta megaestrella con la que transmitir un mensaje de compromiso con el medio ambiente y mostrar el uso sostenible de electricidad eran las palas de un molino de viento, las cuales iluminarían usando luces LED que como la mayoría sabrán consumen poca energía y su durabilidad es bastante superior a la de otros tipos.

Aunque la tarea no fue fácil finalmente consiguieron poner en funcionamiento esta gran estrella cuyos números meten miedo. Está formada por más de 9.000 LED (lo que equivale a la potencia lumínica de aproximadamente 20.000 velas de Navidad), fueron necesarios unos 400 metros de cables, para pegar las luces a la palas se usó el mismo pegamento que se utiliza en el espacio ya que soportan fuerzas de hasta 20 G y finalmente la estrella se puede ver a unos 30 kilómetros de distancia. Lo mejor de todo es que toda la instalación consume más o menos la misma cantidad de energía que un secador del pelo.

Todo un esfuerzo tecnológico único y pionero para concienciar a los ciudadanos de Munich en la necesidad de usar fuentes de energía renovables y hacer todo lo posible para respetar el medio ambiente.