Wave

Wave se presentaba como el profeta que vendría a cambiar un paradigma y que, gracias a él, nos olvidaríamos del e-mail. Bueno, esto todavía no sucedió y el entusiasmo de la gente está empezando a desaparecer. Primero porque no es tan interesante como todos pensábamos; segundo porque todavía funciona, en algunos casos, algo mal; y tercero porque no todos tienen un usuario y la comunicación en tiempo real de esa forma es algo aburrida.

Si bien Google no puede resolver todos los problemas en un segundo, sí puede resolver el más simple que es el de las invitaciones. Muchos se quejaron y, por ese motivo, la empresa decidió hacer de Papá Noel y regalar unas cuantas miles de invitaciones.

Además del regalito la gente de la empresa develó que dentro de poco llegarán al primer millón de usuarios. Esto sin duda generará un cambio en el sistema. Como dije anteriormente, Wave fue creado para la comunicación en tiempo real y si solamente algunos forman parte de ella no funcionará como es debido.

Si tienes un conocido dentro de Wave, este es el momento para que le pidas una invitación.