La semana pasada el mundo BitTorrent recibió un nuevo golpe. Mininova, uno de los mayores indexadores de torrents de la red, borraba todos los torrents del sitio que infringían leyes de protección de derechos de autor y limitaban su actividad pudiendo desde ahora subir material solamente usuarios autorizados.

Más de un millón de torrents desaparecieron de un plumazo de Mininova, decisión que no se tomó por gusto si no para cumplir con la sentencia judicial impuesta por el Tribunal de Utrecht. Como era de esperar este cambio de calado en el funcionamiento de Mininova ha supuesto un tremendo impacto para el portal.

En unos pocos días el tráfico de Mininova ha caído de forma espectacular, antes de la criba de torrents tenían aproximadamente 5 millones de visitas al día, este pasado viernes llegaron a 1,8 millones, es decir un descenso del 66%. Los números de descargas y búsquedas también se desploman. En cuanto a descargas han pasado de más de 10 millones al día a sólo 371.424 y respecto a búsquedas estas cayeron de 10 a 3 millones.

¿Conclusiones? Pues dos, y ambas esperadas. Por un lado Mininova desaparece del mapa y cada día será menos relevante dentro de la red y por el otro esta nueva tesitura es un golpe moral más que práctico ya que el tráfico BitTorrent a nivel general no ha descendido ni un ápice con la desaparición de Mininova, como pasa siempre están abriendo nuevos sitios que cubren el hueco dejado.

El dicho “no se le pueden poner puertas al campo” queda demostrado nuevamente con “el caso Mininova” y ya van muchos, pero parece que las entidades gestoras de derechos de autor siguen sin querer ver la realidad.

Vía: TorrentFreak