A principios de esta semana Sony informó que no podría cumplir con los pedidos de su lector de libros electrónicos. Ahora le toca el turno a la librería Barnes & Noble, que indica que ha cerrado sus preordenes para el Nook porque se han superado todas las expectativas. Amazon ha tenido estos mismos problemas el año pasado, pero ahora parece haber llegado a un equilibrio en la fabricación y la cadena de suministro de su Kindle.

Aquí parece que todos los actores en competencia han subestimado el mercado y al parecer esperaban que el libro electrónico terminará impulsándose en los consumidores más allá del año 2010, no ahora. Por otro lado algunos analistas aseguran que ni Sony ni Barnes & Noble estaban preparados para hacer los anuncios que hicieron, y recien el próximo año es que podrán tener en inventario suficientes lectores de libros electrónicos.

Sea la razón que sea, el mercado de los libros está por comenzar a cambiar. Solo falta un jugador en la ecuación. ¿Quién será?.

Vía: New York Times