Sinde

Mozart vivía en la miseria por no tener derechos de autor. Si los hubiera tenido él y su familia hubieran vivido mejor y él hubiera sido más libre para crear

— Ángeles González-Sinde

De esta forma la actual Ministra de Cultura de España ha intentado defender las actuaciones de la SGAE durante Los Desayunos de RTVE. La decepción llega a nuevos niveles bajos, Sinde intenta equiparar una situación a su conveniencia para defender lo indefendible. La industria musical en épocas de Mozart era radicalmente diferente, no existían la grabación de música y se limitaba al soporte por el patrocinio de la aristocracia y de la iglesia.

La forma de ganar dinero de los artistas (insisto: no existían discográficas ni venta de música grabada) era dando conciertos. Mozart dejó de darlos alrededor de 1786; tampoco ayudó la crisis económica a causa de la guerra entre Austria y Turquía lo que supuso problemas económicos para él y su familia.

Pero si escuchamos todo lo dicho por Gonzales-Sinde (y de donde se saca la cita que se lee al inicio de este post) son muchísimo peores (a partir del minuto 26:45 en el video):

Si hubiera tenido derechos de autor por esas obras que se han divulgado y se han repetido en orquestas, orquestinas, en solistas y miles y millones de ejecuciones a lo largo de la historia, pues Mozart y sus descendientes no hubieran vivido tan mal.

Entonces, si ella tuviera el poder de decisión, los plazos de protección del uso de las obras serían infinitos y estas nunca deberían pasar al dominio público. Este tipo de pensamiento absolutista generalmente viene de personas que no entienden la importancia de que el arte creado por la humanidad a lo largo de los años pertenezca a toda la humanidad por encima de cualquier interés comercialel y que tampoco entiende cómo funciona ciclo de adopción del arte/cultura por parte de las sociedades, lo cual es curioso, considerando que González-Sinde es la Ministra de Cultura.