Donald Pettit, uno de los astronautas que está en la Estación Espacial Internacional, experimentó con una burbuja de agua del tamaño de una cabeza. Los resultados son realmente asombrosos (vía Boing Boing)