Que Apple dio en el clavo con su iPhone creo que lo tenemos todos claro ya a estas alturas del partido, nos guste más o menos la compañía, su smartphone es de alta calidad y tiene notables ventajas (como por ejemplo la cantidad de aplicaciones disponibles o lo simple que es de usar).

Pues bien, a pesar de que el terminal de Apple se lleva vendiendo en Europa desde últimos del año 2007, en estos últimos meses se ha producido un considerable aumento en las ventas del iPhone en Europa. Los números son de los que meten miedo y todo.

En Francia durante el tercer trimestre de este año Orange ha vendido 600.000 iPhones (y se convierte en el primer mercado europeo) y en el Reino Unido la operadora Orange UK vendió 30.000 terminales de Apple tan sólo en el primer día que lo puso a la venta, acumulando otras 250.000 solicitudes que aún no se han atendido por falta de dispositivos (se espera que a lo largo del 2010 Orange UK llegué al millón de clientes de iPhone). ¿Y por qué se produce este repunte?

Pues claramente dos factores tienen la culpa. Por un lado tenemos el lanzamiento del iPhone 3GS, que provocó el modelo anterior descendiera de precio, y por el otro (y lo más importante), el fin de los contratos de exclusividad para vender iPhones en Francia y Reino Unido que tenían Orange y O2 respectivamente.

Los de Apple se tienen que estar frotando las manos, ya que aún quedan dos importantes mercados por deshacerse de los contratos de exclusividad, España y Alemania, lo que supongo no tardará en producirse vistos los estupendos resultados en Francia y Reino Unido.

Personalmente me gustaría ver también a Apple mover ficha para intentar vender el iPhone completamente libre (lo que ahora mismo se produce en escasos países europeos, me suena que solamente en dos: Italia y Bélgica), aunque dudo este movimiento sea tan beneficioso en términos de ventas como abrir el mercado a otros operadores, por lo que veo más complicado que se produzca.

Vía: Lainformacion.com