Shannon D. Jackson, de Hendersonville, Tennessee (Estados Unidos) tiene posibilidades reales de ir a la cárcel por hacer un poke en Facebook. Y no, no es broma.

Resulta que esta mujer violó una órden de alejamiento el cual consiste en «no hacer llamadas telefónicas, contactar o comunicarse de cualquier otra forma con la demandante» -- y aunque un simple poke es sólo eso, sí resulta una manera de comunicación.

En caso de ser encontrada culpable, Jackson podría quedarse en la cárcel durante un mes y pagar una multa de $2.500 dólares. Parece ser el caso de una persona con comportamientos obsesivos.

Vía: Mashable