Seguramente si no fuera por el título fácilmente podríamos pensar al ver el vídeo que estamos ante el último robot recién llegado de tierras niponas el cual cuenta con la última tecnología que le permite moverse con los grados de realismo que vemos.

Pues nada de eso, se trata de una máquina autómata del siglo XVIII que imita a un cisne de tamaño natural. Está realizado en plata y cuante con un mecanismo de relojería en su interior (y caja de música) que es el que le da “vida”.
Se cree que John Joseph Merlin fue el creador del mecanismo y pasó por varias manos hasta que en 1872 John Bowes lo compró.

En la actualidad está expuesto en el museo Bowes (Inglaterra) y solamente se pude ver en funcionamiento una vez al día a una hora determinada. Con ganas me quedo de verlo en vivo y en directo para apreciar todos los detalles de esta obra artística y mecánica.

Vía: Gizmodo | Wikiepdia