peli

El compañero Axel os hablaba ayer mismo sobre un yate al que se le añadió tecnología capaz de anular los sensores de las cámaras fotográficas. Pues la marca Sharp y el Instituto Nacional de Informática de Japón están trabajando en una solución similar para proteger de la piratería las películas que se proyectan en los cines.

El funcionamiento es bastante simple y parecido al sistema del mentado yate. Detrás de las pantallas se colocan lámparas que emiten pulsos a gran velocidad de rayos infrarrojos, pasando estos rayos a través de la pantalla por unos pequeños agujeros. Los infrarrojos son invisibles para el ojo humano pero “contaminarán” las imágenes captadas por cámaras de vídeo.

Como se puede ver en la captura que ilustra este post lo que consiguen es que aparezcan una serie de figuras en la imagen pero no destrozar completamente la grabación. Falta por ver si esta “contaminación” dentro de la imagen es suficiente para disuadir a las miles y miles de personas que se descargan películas. Lo dudo ya que actualmente la calidad de muchas películas grabadas directamente de los cines deja bastante que desear y aún así se descargan.

Y para concluir pues lo de siempre, la solución a las pérdidas del cine no está en intentar una y otra vez destruir la “piratería” si no en buscar nuevos modelos de distribución y monetización que se aprovechen de las ventajas que brinda Internet.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.