central-solar-espa1

Lo que hasta hace bien poco era pura ciencia ficción empieza a materializarse con este proyecto japonés. El país nipón trabaja en la construcción de la primera central solar en el espacio que tendrá cuatro kilómetros cuadrados de extensión y permitirá abastecer de energía a 294.000 familias.

Ahora bien, esto acaba de empezar. Desde principios de los años 70, cuando Peter Glaser planteara el asunto por primera vez, se viene hablando sobre la viabilidad o no de montar fuera de la Tierra una planta solar. Las ventajas son muchas, principalmente una: 24 horas de sol los 365 días del año. Pero también hay claros inconvenientes, por un lado tenemos lo extremadamente caro de fabricar e instalar semejante estructura en el espacio y por el otro cómo hacer llegar la energía desde el espacio a la Tierra de forma eficiente.

En solucionar estos escollos trabaja un grupo compuesto por 16 empresas japonesas que esperan tener lista la central solar espacial para el año 2015. Los trabajos ya han comenzado y se están centrando en investigar la manera más eficiente de enviar la energía captada hasta la Tierra. Se hará mediante microondas de baja frecuencia pero queda mucho por indgar también en ese campo.

Cuando esté terminada, si es que finalmente consiguen solucionar los problemas conocidos y los que saldrán, las instalaciones generarán 1.000 millones de vatios, suficiente energía para abastecer a unas 294.000 casas con un consumo normal y estará situada a 36.000 kilómetros de la Tierra.

Falta mucho por hacer y hay miles de incógnitas alrededor de este tipo de plantas solares espaciales, pero lo importante es que ya se está empezando a trabajar en un proyecto real. Veremos como va evolucionando y si finalmente se continúa, al menos los próximos cuatro años de investigaciones están asegurados.