The Contortionist

Para quienes usamos bicicleta para transportarnos a todos lados (vivo en Bélgica, un país donde la bicicleta es probablemente el principal medio de transporte) nos ha quedado claro que la bicicleta perfecta no solo debe ser muy liviana, cómoda especialmente en distancias largas, también debe ser muy fácil de guardar cuando no está siendo usada.

Algunas marcas venden bicicletas plegables, la ventaja es que no necesitan ser guardadas en lugares públicos o dejarlas encadenadas en la calle, te la puedes meter a tu casa y guardarla en un espacio reducido. Lo mismo si te la quieres llevar de viaje (créanme, llevar bicicletas en un tren a veces puede ser un dolor de cabeza). El problema de este tipo de biciclets es que son pequeñas, poco prácticas, de ruedas pequeñas y casi que no valen la pena sobre todo si se compara con una de tamaño normal.

Dominic Hargreaves, de 24 años, justamente por no encontrar una bicicleta plegable que se ajustara a sus necesidades decidió inventarse una. Se llama The Contortionist y como se puede ver en el video encontró una solución alternativa pero muchísimo más efectiva para una reducir drásticamente el tamaño de una bicicleta que se ve mucho más cómoda y mucho más grande cuando está en su "estado normal".

Por su invento, Hargreaves ha sido seleccionada para el premio James Dyson para la innovación, donde el premio será de 10,000 libras esterlinas, aunque ya ha estado en chrlas con varios fabricantes, para producirla. Sospecho que el precio será bastante alto.

Vía Microsiervos