fin-bolsa

El pasado mes de noviembre la NASA lanzaba la misión STS-126 donde la astronauta Heidemarie Stefanyshyn-Piper perdió su bolsa de herramientas en el primer paseo espacial cuando intentaba limpiarse los guantes que se le llenaron de aceite al explotarle una pistola de grasa.

Dicha bolsa, monitoreada por la NASA durante este tiempo, se convirtió en el objeto más grande y caro nunca antes perdido por un astronauta (se estima que las herramientas costaban unos 100.000 dólares). También en este tiempo ha hecho las veces de satélite artificial dando unas 4.000 órbitas y se ha podido avistar desde la tierra sin mucha complicación.

Pero su aventura se terminó ayer cuando entró en la atmósfera terrestre desintegrándose completamente. Así que nada, descansa en paz “bolsa de herramientas satelital”.

Vía: Microsiervos

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.