hugo-chavez-dictator

Un poco de contexto a la situación: durante los últimos días el gobierno de Hugo Chávez está usando una supuesta ley para cerrar y censurar estaciones de radio que son críticas a su gobierno. El sábado pasado, más de una docena de las 34 estaciones de radio que se les ordenó cerrar dejaron de transmitir despertando fuertes protestas por gran parte de la sociedad venezolana.

Similar al caso de Guatemala u Honduras, al gobierno venezolano le tomó totalmente por sorpresa la forma en que Twitter ha amplificado las opiniones de quienes no están de acuerdo con la medida, casi todas agrupadas por un hashtag común: #FreeMediaVe, el cual llegó a los trending topics durante el fin de semana y está punto de volver a serlo mientras escribo este post debido a un ataque al canal Globovisión.

Tanto así que el gobierno venezolano publicó un comunicado por medio de la Agencia Bolivariana de Noticias donde lo califican como una "campaña mediática de ultra-derecha". Voy a citar parte del texto que por momentos parece más una broma que algo serio, las palabras en negrita son mías:

La vertiginosidad de la campaña mediática emprendida por la ultraderecha venezolana sobre el caso de las cesiones de concesiones, apegado a ley, que realizó la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) a 34 radio emisoras en el país, comienza a ver resultados en redes sociales de internet como Twitter donde Venezuela, por primera vez, se encuentra entre los 10 tópicos más comentados de ésta red.

Esta reactividad que ha hecho correr la bola de nieve arrastrando a miles de personas a condenar las acciones legales emprendidas por este órgano rector venezolano, atiende simplemente a las pretensiones que esta cúpula de poder se ha dedicado a inyectar en el colectivo, haciendo entender que las medidas van en detrimento del sagrado derecho a la libertad de expresión.

Es de índole entender que esta herramienta de microblogging que se ha convertido virulentamente en una ventana para obtener información en tiempo real pero está pregnada de vicios propios de Internet, como la inexactitud o inexistencia de la fuente o lo que implica la propia confirmación del hecho.

Sin embargo, y a la luz del cambio radical a nivel mundial que han experimentado los medios tradicionales y las sociedades en la forma de comunicar Twitter, Facebook, Myspace, el Blog entre muchos otros, son una alternativa de intercambio de información en tiempo real pero evidentemente un nuevo canal para crear terror.

¿Crear terror? increíble, especialmente considerando que somos personas como ustedes o como yo quienes estamos contribuyendo a la campaña y no creo que seamos terroristas. De cualquier forma el alcance potencial de las protestas en internet por parte de los venezolanos es bastante alta, especialmente ahora que los medios masivos y medios electrónicos ponen muchísima atención a este tipo de cosas.