Un grupo de científicos que está buscando la cura para problemas de parálisis parece que van por un muy buen camino. Esta tierna ratita (si me aparece adelante pensaría que me estoy volviendo completamente loco) quedó paralizada intencionalmente cuando los investigadores le tiraron un peso sobre su espalda (sí, de lo más cruel).

Después le inyectaron un componente llamado Brilliant Blue G, que es un derivado de un colorante para comidas y bebidas utilizado por ejemplo en el Gatorade, que le redujo la inflamación y le devolvió la movilidad permitiéndole dar algunos pasos después de 42 días.

Una de las cosas más importantes que revelaron es que no existe, al menos por ahora, ningún efecto secundario en el animal (además del obvio color), por lo cual probarlo en humanos no sería riesgoso.

Maiken Nedergaard, un neurocientífico que forma parte del estudio, reveló que este colorante está lejísimos de llegar a las salas de emergencia, pero el peor problema por ahora sería si un día te cruzas con Gargamel o Azrael y terminas siendo cazado ;-)

Vía: National Geographic

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.