Como pueden ver en la galería de fotos y en el video que acompaña la entrada, estos submarinos personales fueron inspirados en delfines y logran alcanzar unas velocidades de 40 millas por hora (65 kilómetros por hora) sobre el agua o a 20 millas por hora (32 kilómetros por hora) bajo el agua.

Se llaman Seabreacher, el diseño base cuesta nada menos que US$48 mil y lo único malo es que sólo puede sumergirse 1 metro y medio. Pagaría por subirme a uno, debe ser de lo más divertido.