Sabemos perfectamente que los DRM son y siempre fueron un desastre. La idea principal fue frenar la piratería pero sabemos que eso no funcionó nunca. Parece que, milenios después, la RIAA se dio cuenta de algo que ya se sabía desde el día de su lanzamiento y reveló que esta protección ya no sirve.

Si bien las protecciones DRM todavía están activas en la mayoría de los sitios de descarga de música legal, los reproductores decidieron abandonarla. De hecho, Apple a principios de este año anunció que toda la música que se vendiera a través de iTunes estaría libre de las protecciones. Considerando que esta tienda digital es una de las más importantes del mundo, eso marcó un antes y un después.

Ahora resulta que Jonathan Lamy, el portavoz de la RIAA, la organización que llevaba la bandera de defensa de estas protecciones, salió a decir que ya están muertas.

Algunos dicen que es mejor tarde que nunca. Yo digo que tienen que generar un modelo que realmente valga la pena, con precios y métodos razonables para que la gente, auque sea, comience a pensar en si tomarlo como alternativa a las redes de descarga de música con derechos de autor. Hasta que ese día no llegue todos, o al menos la mayoría, seguirá eligiendo métodos que son incluso mucho más simples que los legales.