Una cara que pocas veces se ve del milagro económico chino es las consecuencias que está teniendo en el medio ambiente del país y en la salud y calidad de vida de sus ciudades.

El fotógrafo Ian Teh viajó por las ciudades más industrializadas de China capturando la realidad detrás de la excesiva contaminación, y el caro precio que van a pagar las futuras generaciones de chinos por mantener a flote la economía mundial, con la mano de obra barata. Es realmente impresionante.