Un adolescente ciego de 19 años fue sentenciado a pasar 11 años tras las rejas por haber hackeado centrales telefónicas, hacer compras ilegales y llamadas falsas de emergencia.

Matthew Weigman, más conocido en el mundo de la red como Little hacker, rompió la seguridad de una central telefónica para que redireccionara todas las llamadas a otras líneas.

El muchacho usó la ingeniería social para sacarle información a empleados de las telefónicas y utilizó un sistema llamado war-dialing, que se trata básicamente de llamar a miles de números hasta encontrar la combinación correcta que usan las compañías para manejar sus sistemas.

Pero saben como terminan este tipo de cosas. Después de 4 años de realizar estas prácticas, el hacker fue condenado a 135 meses de prisión.

Esta es una declaración que dio a la revista Wired el año pasado cuando hablaban sobre cómo comenzar a aprender sobre estas cosas:

Estuve interesado en los teléfonos desde que tuve ocho años y hablaba con técnicos cuando venían a casa para hacer cosas con los teléfonos.

Ya saben chicos, no hagan esto en casa ;-)

Vía: Menéame | Foto: mightyohm