genesisimpact_nasa

Me pareció bastante sorprendente la foto que acompaña este post. Se trata de la cápsula de regreso de la Misión Genesis lanzada en 2001 para estudiar al Sol.

En condiciones normales, la carga debió abrir sus paracaídas y tener un aterrizaje suave, pero esto no ocurrió y cayó a 300 kilómetros por hora sobre el desierto de Utah (Estados Unidos) en 2004.

La misión Genesis tenía el objetivo de enviar una sonda a analizar los vientos solares que son reflejados de la atmósfera terrestre. Después de su lanzamiento el 8 de agosto de 2001 siguió una trayectoria complicada por medio de la Red Interplanetaria de Transporte que llegó hasta el punto L1 de Lagrange entre la Tierra y el Sol.

Por lo delicado de los materiales usados para recoger las muestras, se había determinado obtener la cápsula de regreso en el aire, pero los paracaídas nunca se abrieron.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.