Dos notas de relevancia, se puede decir, están por ocurrir al respecto de los dominios .MX que por lo común levantan un sentimien2to generalizado de "está caro":

Primero, este próximo 31 de julio vence el plazo para los pre-registros, que ofrecen la oportunidad a poseedores actuales de diversos dominios a tener el mismo pero con la terminación .MX, luego de esa fecha cualquier mortal podrá comprar el dominio de la empresa, marca o nombre que no haya sido previamente adquirido.

La otra nota es más bien un absurdo, es sobre el disparatado precio al que se dispararán estos dominios a partir del término de dicho plazo.

La tarifa de registro de dominios directamente bajo .mx arrancará en los 1,000 dólares e irá decreciendo de forma gradual y periódica hasta llegar a 35 dólares el 31 de octubre. Posterior a la implementación de este esquema se establecerá la tarifa regular en 50 dólares.

De la intención inmediata nos podemos reir, pero sería más interesante tratar de comprender por qué alguien decide poner a la venta a precios tan altos algo que sólo nos hace pensar que han quedado locos (por el dinero). Ingenuamente, quizá, podríamos suponer que es una medida para que ningún abusado se adelante a mansalva a dueños de algo quienes pudieran tener algún interés real de adquisición y no conocen aún esta nueva terminación, y bueno, precisamente el ruido generado por ese precio tan insano sea la manera de hacer que volteen a ver.

¿Alguna ocurrencia? Digo, vamos, no es que de verdad no supieran que desembolsar esa cantidad es prohibitivo hasta para quienes vean en este servicio una necesidad. O eso nos queda creer.

Por cierto, muy interesante el dato de que para finales de junio estén registrados 15,000 dominios.